Ad Clicks : Ad Views :

Así juegan los equipos que disputarán los octavos de final de la Champions League

/
1265 Visitas
Luego de conocerse las llaves de los enfrentamientos directos por los octavos de final de la Champions League, hay, como siempre, gran expectativa por lo que pueda pasar en el 2019 con equipos históricos que vuelven a meterse en la pugna por «la orejona»

Luego de conocerse las llaves de los enfrentamientos directos por los octavos de final de la Champions League, hay, como siempre, gran expectativa por lo que pueda pasar en el 2019 con equipos históricos que vuelven a meterse en la pugna por La orejona, como es el caso del Liverpool, y otros que, como el Barcelona y la Juventus, están llamados a acabar con la hegemonía del Real Madrid. Un escalón por debajo están: Manchester City, PSG, Bayern, Dortmund y el Atlético de Madrid. Y no podían faltar los que, sin chances claras de ganar el campeonato, quieren aguarle la fiesta a más de uno.

En Formas Circulares te contamos como creemos que se jugarán las llaves de acuerdo a las fortalezas y fragilidades de cada equipo.

Roma vs Porto.
La Roma llega a los octavos de final luego de haber ganado tres de los seis partidos que disputó en el grupo G, el mismo del Real Madrid.

Los giallorossi esperan llegar tan lejos como puedan en esta Champions. Su primer rival, los dragones azules de Portugal, llegan a octavos como invictos y primeros de su grupo, con un promedio de 3 goles por partido y con Moussa Marega en el puesto ocho de la tabla de artilleros, con 5 anotaciones. Los italianos, por su parte, registran un promedio de 0,45 goles por encuentro, a pesar de que Edin Džeko también figura en la lista de goleadores con los mismos tantos del portugués Marega.

El juego de ambos es similar: transiciones rápidas, salida por los extremos y centros para que se defina en el área. Los dos equipos tienen jugadores de buen pie en la mitad de la cancha: Pastore y De Rossi por Roma, y por Porto, los mexicanos Herrera y Jesús «el tecatito» Corona.

Sin embargo, la diferencia se marca en las porterías, puesto que el legendario Iker Casillas defiende el arco de los dragones, mientras que el sueco Olsen –recordado por ser el arquero al que Tony Kross le marca un soberbio golazo de tiro libre sobre el final del partido en el pasado mundial de Rusia– es quien resguarda los tres palos de la Roma. Naturalmente, Olsen es buen arquero (a cualquiera le hacen un gol de tiro libre) pero Casillas, al igual que Buffon, no han perdido la costumbre de sorprendernos a todos con atajadas imposibles. Como si fueran jóvenes.

Manchester United vs París Saint Germain
A menudo, los números mienten. Las estadísticas revelan que el PSG, en la fase de grupos, anotó diecisiete goles y que los goles en contra los recibió de equipos fuertes como el Napoli y el Liverpool. Podría pensarse que eso estaba dentro de los planes y que hay que considerarlo como un serio candidato a ganar la Champions. Los números nos están mintiendo. Lo hacen porque el PSG cumple, del mismo modo que el equipo de Mourinho, con todos los requisitos que se debe tener para ser un equipo desordenado. Ambos son, de distintas maneras, anarquía pura.

Los diablos rojos no hacen tantos goles como su rival, esto es porque son más atletas que futbolistas: no articulan jugadas que, a fuerza de repetirlas en la cancha, los conviertan en un equipo con identidad de juego. Solo dependen de una escapada de Rashford o un gol a trompicones de Lukaku. No dejemos por fuera un cabezazo de Fellaini como último recurso.

Por su lado, el París Saint Germain hace lo mismo, pero con talento. Eso quiere decir que ser demasiado talentoso, sin orden, es lo mismo que ser demasiado torpe. Cuando el PSG juega con Neymar, Mbappé y Cavani, todos los ataques llevan una alta dosis de amenaza. Porque de la única manera que pueden convertir es cuando alguno de estos tres, o los tres, se iluminan.

Detrás de este tridente, ha quedado una versión muy disminuida de Marco Verratti, Adrien Rabiot y Julian Draxler. Eso ha hecho que el equipo hoy no tenga elaboración y, por lo tanto, sea incapaz de repetir buenos partidos ante equipos de élite. Y ello le ha costado la vida. Al final, se impondrá el que no lo haga tan mal.

Tottenham vs Borussia Dortmund
Este es uno de los mejores partidos que nos ofrecen los octavos. El equipo alemán marcha primero en la Bundesliga, mientras que los londinenses son terceros en la Premier League.
En los enfrentamientos por Champions, ambos equipos solo se han encontrado dos veces, fue en la edición pasada, donde compartieron el grupo H. Tottenham pasó primero y Dortmund quedó eliminado.

Los dirigidos por Pochettino se reconocen, como típico equipo inglés, por un futbol directo. No obstante, han sabido integrar a su juego conceptos de ataque más mixtos, con una elaboración más paciente en partidos cerrados. Tottenham es un equipo que puede jugar a lo que sea. Tiene jugadores para contragolpear: Son, Dele Alli, Sissoko. Tiene elementos para construir una jugada de peligro al borde del área: Eriksen, Moura, Lamela. Puede ganar en el juego aéreo: Davinson, Vertonghen, Davies. Puede hacer todo lo anterior: Kane.

Pero el Dortmund tiene lo suyo. Como en los mejores tiempos, este Dortmund se ha acordado de jugar bien y ganar. Ahora, aparecen los nombres de una nueva generación de jugadores que son tan funcionales como lo fueron los de Klopp: Pulisic, Sancho, el renovado Paco Alcácer, Weigl, acompañados de los mayores del equipo: Mario Götze y Marco Reus, del que esperamos no se vuelva a lesionar.

La defensa del Dortmund es una muralla. Solo le anotaron dos goles en cinco juegos. Pasó como primero de su grupo, al igualar en puntos con el Atlético de Madrid pero, gracias a la paliza (4-0) que le propinó en el Signal Iduna Park, los alemanes se quedaron con el liderato.

Sus números en ataques son buenos: dos goles por partido es su promedio. Convierte goles y no le marcan. El Dortmund es un equipo equilibrado. El único mal del adolecen es el de, generalmente, no ser un escollo difícil para los equipos grandes en instancias decisivas. Se desinflan. Se pierden.

Ajax vs Real Madrid
Al Madrid ya le han dado su regalo de navidad, ¿no? Los holandeses, claramente, no son un mal equipo, pero son jóvenes y el Madrid es un viejo al que lo acusan de malas mañas.
De Ligt y De Jong podrían salir del equipo para la próxima temporada. Ambos son pretendidos por más de un gigante europeo, por lo que se intuye que, de efectuarse su salida, el equipo holandés perdería así alguna oportunidad de eliminar al equipo de Florentino Pérez, en especial porque el cuadro merengue tiene la necesidad de reforzar sus líneas.

El Ajax, al ser un equipo que en lugar de comprar figuras prefiere formarlas (y venderlas, desde luego) no tiene como prioridad ganar un torneo como la Champions League en esta edición. La última vez que lo hizo fue en la temporada 94/95 ante el AC Milán, de Italia. En ese equipo estaban Patrick Kluivert y Clarence Seedorf. Ello no quiere decir que no lo intentarán, pero necesitarán más que buen fútbol para eso. El Madrid ha demostrado ser un equipo sagaz en estas instancias.

Desde la salida de Cristiano Ronaldo, los blancos han perdido la contundencia en su juego. Ya ni siquiera es cuestión de mala suerte. Se ve a Marcelo inseguro. Kross, yerra un pase, y todo lo que ello significa. Bale sigue siendo de Cristal. Isco se pelea con la afición. Modric gana el balón de oro y Casemiro dice que no lo merecía. Keylor Navas, suplente. Si el partido fuera mañana, el Ajax le ganaría al Real Madrid.
Pero queda mucho tiempo para que el partido inicie y la casa blanca no quiere soltar el trono de Europa.

Olympique Lyon vs FC Barcelona
Después de lo de Roma, ya no se puede decir que el Barça ganará un partido antes de jugarlo. El estigma que deberá cargar este equipo catalán es el de ganar lo más difícil (vencer a un Chelsea que lo tenía contra las cuerdas) y perder lo más fácil (no saber mantener una ventaja de tres goles o, en su defecto, anotar un gol como visitante). Este Barcelona ha sido así en los últimos años: ha envejecido a la par de sus ídolos.

Messi, que ahora es más cerebral que nunca, ha dicho que esta vez no será igual. Van por todo. El equipo de Valverde tiene en esta temporada a un jugador que puede hacer que eso sea posible: el recién llegado Arturo Vidal. El «rey Arturo» cubre lo largo y ancho del campo de fútbol. Es un animal de la marca y, al mismo tiempo, un delantero más. Vidal recorre las distancias que a Busquets le cuestan. Vidal está en todas partes.

Los blaugrana ya no son aquel flamante equipo del
«tiki-taka» que desgastaba al adversario, obligándolo a correr como dementes detrás del balón durante los noventa minutos. Ahora, sucumben con más facilidad a la presión del equipo rival y no perforan tan fácilmente las defensas contrarias.

Por otro lado, el Lyon, quien en fase de grupos sorprendió a todos ganándole al Manchester City, no necesita tener mucho tiempo el balón para marcar goles. Sin bien «los ciudadanos» están muy lejos de ser un equipo como era el de Pep, sí tienen los mecanismos de juego automatizados que requiere el fútbol de posesión. Pero el Lyon supo derrotarlo. Por eso, puede esperarse que ocurra lo mismo con este Barça de juego inestable, pero con una fundamentación táctica basada en la cultura de juego que Guardiola engrandeció alguna vez.

Los franceses acudirán a sus contragolpes fulminantes y a su solidez defensiva: en esta Champions no han perdido en casa. No obstante, deben ser precavidos con lo que puedan hacer los diez jugadores del Barça. A Messi hay que excluirlo, porque está por encima de cualquier precaución.

Liverpool vs Bayer de Múnich
A estas alturas es claro que nadie quería enfrentar al Liverpool. No precisamente por lo que dicen los resultados: perdió tres de los 6 partidos que jugó, clasificando segundo, detrás del PSG. Ya habíamos dicho que los números mienten.

El equipo de Klopp es demoledor en el área rival y muy férreo en la propia. Atrás quedó el equipo asustadizo que perdió la final de la pasada edición de Champions. El Liverpool de hoy ha encontrado en Virgil van Dijk, y en su portero Alisson, motivos para dormir tranquilos y concentrar su poderío en las transiciones rápidas para que Mané, Firmino y Salah se cansen de hacer goles. Entre ellos hay 23 anotaciones en Premier League.

Mientras tanto, el Bayern se debate entre despedir o no a Kovač. El equipo Alemán marcha tercero en la Bundesliga y su juego no convence. Tolisso, Coman, Thiago Alcántara y James verán acción el próximo año y, por ende, llegarán sin ritmo a un equipo que necesita volver a ser sólido defensivamente y efectivo en el ataque. Hasta el momento Lewandosky hace lo suyo y mantiene la calma, pero… ¿podrá en esa soledad ganarle el pulso a los rojos de Anfield?

Atlético de Madrid vs Juventus
Este es el partido de la jornada. En la ida y en la vuelta. Con partidos de este talante el marcador casi ni se mueve, porque juega el Atlético, y con el equipo del «cholo» Simeone los nervios van hasta el final. Simeone no conoce la tranquilidad.

La Vecchia Signora de Cristiano Ronaldo juega como siempre, no ha cambiado su tesitura a pesar de la llegada del astro portugués. Bonucci y Chiellini parece que no envejecieran. Dybala, cada vez tiene mejor zurda. Mandzukic, el incansable, ahora es más nueve que nunca. Cristiano juega de extremo, como en sus inicios, y ya tiene 11 goles en la Serie A. La parte más frágil está en la portería, porque se fue Gigi. Sin embargo, Szczęsny no está mal.

El Atlético, en cambio, tiene bajo los tres palos un cerrojo llamado Jan Oblak. Y una defensa que no tiene nada que envidiar a la bianconera: Godín, Savic o Giménez. Lo anterior hace suponer que este partido será cerrado y de mucha intensidad en el juego aéreo. Cristiano ya sabe lo que es convertirle al Atlético, y Griezmann quiere demostrar que está a la altura de lo que se dice de él.

Ambos tienen estilos de juego muy parecidos, el contragolpe es su arma predilecta (¿han notado que esa es el arma predilecta de casi todos?) y, aunque a Juventus le gusta un poco más el balón, el Atlético entiende mejor qué hacer con él.

Schalke 04 vs Manchester City
En el papel, el partido debería ser un trámite para el Manchester City. Todos nos imaginamos desde ya un monólogo interminable de pases por parte de los Cityzens, y ni qué decir de los goles. Eso es lo dictamina el sentido común, por ello, es un partido que carece de atractivos para el fanático del fútbol.

A las virtudes del equipo de Guardiola, se suman la muy mala campaña del Schalke en la Bundesliga. Actualmente marcha en el puesto trece, con 15 puntos. Solo tres puntos lo separan de la zona de descenso. El City, por el contrario, marcha segundo en la Premier League, con 44 puntos, a uno del líder Liverpool.

Todo torneo tiene sus sorpresas. El Schalke 04 buscará la hazaña eliminando a uno de los favoritos. Por su parte el Manchester City también buscará la suya, pues parece difícil que gane la Champions con el mismo desparpajo con el que gana en Inglaterra.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
This div height required for enabling the sticky sidebar
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.